DESBOCADOS – Atlas de Geografía Emocional

Una garra me sacó de mi sueño,un pálpito seco de ritmo atronadorsonaba en mis sienescomo una punzante saeta, un quejío,

una machacona procesión de ahogadas voces.

Unos caballos salvajes y desbocados

golpeaban con sus cascos

a galope tendido en mis entrañas

invadiendo mi ser a diario

tomando ellos solos las riendas.

A ciegas buscaba el camino

rememorando vías ya transitadas,

que en realidad no quería volver a pisar

abocándome a arenas movedizas

en las que mi cabeza luchaba por seguir a flote.

Indeseados compañeros

que me avisáis de mis miedos

salid de mí

dejadme fluir.

y afrontar el devenir.

Bettina Ruiz

¿Piensas mucho en el futuro y te preocupas? ¿Le das vueltas y vueltas a los pensamientos? ¿Se te acelera la respiración en esos momentos? ¿Te cuesta centrarte en el presente? ¿Te cuesta dormir? ¿Estas sensaciones te suenan? Esto que te pregunto son algunos síntomas del estrés y la ansiedad.

La ansiedad provoca en tu mente y tu cuerpo un torrente de emociones y de sensaciones de malestar, parece que te subieron a una montaña rusa sin consultarte. Sientes que ya no puedes controlar las cosas y eso pone en funcionamiento todos los mecanismos del estrés. Un torrente de hormonas enloquecidas circulan por ti sin ni siquiera poder saber lo que te pasa, trayendo más síntomas desagradables en un círculo vicioso interminable.

La ansiedad puede empezar por cosas puntuales, etapas de la vida de cambios, que nos ponen en alerta, generalmente se resuelve la situación y todo vuelve a lo normal. En estos casos meditar, caminar o hacer ejercicio, ayuda mucho.

Si nos vemos con dificultades para tomar decisiones o de no llegar a comprender totalmente la situación, sentirnos inseguros y asustados esta situación puede no resolverse adecuadamente y llevarnos a un estado de ansiedad mayor. Muchas veces enlazamos sin tener conciencia con otras situaciones que ya vivimos y no resolvimos bien, o la manera que aprendimos en ese momento a encararlas ahora ya no sirve para esta época actual porque nos mueven otras cosas, porque crecimos, maduramos. Esos bucles transforman poco a poco esa ansiedad puntual en algo crónico.

La ansiedad constante, diaria (crónica), empieza a transformarse en enfermedad, ella nos limita de alguna manera, sea física, mental o emocionalmente.

Si llegas a esa situación toma conciencia y busca ayuda profesional. Cuanto antes lo hagas más rápido te encontrarás mejor y en poco tiempo sentirás los cambios, retomando tu vida con calma, paz interior, recobrando tu alegría y bienestar.
¡Me olvidaba!. Si este artículo te gustó nos ayudarás si lo difundes en tus redes sociales. Por primera vez trabajo mano a mano con la escritora Bettina Ruiz (blog) y nos encantaría saber si esta forma de trabajo te ha gustado. Nos encantaría recibir tus comentarios.

[/fusion_text]