el limite

 

Es muy difícil llegar a comprender en cada uno de nosotros, que es lo que está haciendo síntoma, haciéndonos sufrir. Poco a poco nos acostumbramos a que nuestra subjetividad es así.

Esto no es cierto. Nos excedemos en la capacidad de soportar el malestar como si fuese natural. No hay un aparato que mide hasta donde se puede soportar cosas que nos hacen mal. Humberto Ecco decía que no debemos llegar al límite de lo que soportamos. Lo que no soportamos varía de persona en persona y no se puede atravesar esa capacidad subjetiva.

Cuando insistentemente, no sentimos la capacidad de resolver conflictos es porque necesitamos ayuda y sufrir no resuelve por si mismo que se anule el sufrimiento. Cada uno de nosotros tenemos nuestro talón de Aquiles, no hay una forma de generalizar sobre lo que da malestar y síntomas diferentes. Cada uno de nosotros somos únicos y particulares, difícilmente nos asemejamos a los otros sino solo por rasgos que vinculan a los humanos.

El límite del no y del basta, el que alguna cosa hay que cambiar, es particular y privado. Es por eso que necesitamos un buen profesional que escuche y enlace aquello que cada uno en su particularidad, en su historia, en su lenguaje tiene de único.

No es necesario sufrir tanto, cada uno puede realizar su percurso y obtendrá el beneficio de conocerse a sí mismo un poco más.

Alicia Kostenbaum Psicoterapeuta

Puedo ayudarte?

Consultas, supervisión presencial y online