Ser verdadero con uno mismo, ser auténtico, es más difícil de lo que parece, ya que lleva a la aceptación de lo que somos, del momento de vida que transitamos, sin engañar y auto engañarnos, nos pide ser asertivos, confiar en las potencialidades y posibilidades que tenemos.

Para que esta autenticidad se produzca, necesitas mantener la coherencia entre lo que manifiestas, lo que expresas, piensas, sientes, dices y vibras.

Para ser honesto contigo mismo tienes que aprender a conocerte, comprenderte, encontrar el significado de las cosas para ti, respetarte, saber cuáles son tus valores.

Las razones y los porqués solo te sirven a ti para que comprendas, aprendas, superes, transformes tus dificultades, sanes tus heridas, repares tus errores y abras tu capacidad de perdonar y perdonarte, así poder avanzar. Si utilizas las razones como justificativa para no responsabilizarte, dejas de encontrar el verdadero significado de las cosas, vives fuera de tu verdad, sales de tu centro. Así creas irrealidades, te hundes en un mundo oscuro, de sombras, te empobreces emocionalmente, hasta caer en un estado de cierta inconsciencia de ti mismo, de la realidad, te desconectas emocionalmente de todo y mismo así aumenta tu incomodidad.

Lo que has vivido no puede volver atrás, esas experiencias hacen parte de ti, te habitan, aunque no te gusten, las niegues, las justifiques, o simplemente las reprimas, no van a dejar de estar ahí, de vibrar su frecuencia energética, de provocarte malestar, de que vivas en estado de alerta defendiéndote, creando muros y barreras a tu alrededor.

Hay un momento que no puedes negar lo que sabes, lo que sientes, lo que piensas, como lo piensas, no puedes evadirte más, tendrás que afrontar esa verdad y responsabilizarte por ella.

La manera que tienes de salir de esos estados de ánimo sombríos, que te quitan la paz, la alegría, es asumirlos, hacerte cargo de ellos, dejar de negar su existencia, de esconderlos, ayudarte y buscar ayuda si la necesitas.

Las transformaciones, los cambios son necesarios si eliges avanzar, si deseas ampliar tu mirada, abrirte a superar las dificultades y renacer. Si estás en ese momento de tu camino, tienes que salir y moverte hacia ese objetivo. Esos cambios son efectivos si lo haces desde la profundidad de tu ser, no desde la superficialidad y las justificativas del ego.

Gira hacia dentro, vuelve a tu centro, observa sin juicios, con amor, acepta tu momento, acéptate, no pierdas la globalidad ni el contexto de las experiencias, flexibiliza tu mente, avanza, sé el protagonista de tu historia de crecimiento, eres tú el motor de tu sanación, tu renacer, tu bienestar y armonía.

Paola Ostrowicz Fischman

Terapeuta energético y vibracional

www.somosarmonia.com

Somos Armonía